lunes, 1 de octubre de 2007

El Cardenal ultra de Toledo pide oraciones por el rey.



Está visto que está muerto de miedo el Cardenal Arzobispo de Toledo, Antonio Cañizares, cuando se dedica a soltar perlas como las de este sábado en Cuenca, donde pidió a los fieles que oren "por nuestros reyes" y por el rey Juan Carlos I, "que tantas injurias está recibiendo estos días". Este ultra recordó que los Reyes "son también el vínculo de esa unidad que necesitamos y atacándole a él están socavando y minando esa unidad que tanto necesitamos, esa unidad asentada sobre las raíces históricas de la fé". Y por fin terminó reconociendo que "son tiempos críticos y es necesario que oremos como un servicio de caridad, un servicio a la unidad".

A mucha gente le podrán sorprender las declaraciones de este personaje, hooligan por antonomasia de la Conferencia Episcopal, pero si se le ha seguido en el tiempo no resultan para nada sorprendentes. Además de españolista cerril como nos demuestra aquí, puso a rezar a toda la diócesis de Toledo por la unidad de España y contra el Plan Ibarretxe, llegando a proclamar la santidad de la unidad de España. Homófobo declarado, el cual llegó a igualar el ascenso al poder de Hitler con la legalización de los matrimonios entre homosexuales. Viniendo a decir algo así como que mediante la legalidad se pueden llegar a cometer aberraciones absolutas. Brutal, ¿verdad?.

Este integrista y aspirante a inquisidor también ha querido decidir acerca de las obras teatrales que debíamos ver los toledanos y las toledanas. Intentando censurar para ello, la obra "La Revelación" de Leo Bassi, manejando para ello al felizmente ex alcalde pepero de Toledo y monaguillo suyo, Jose Manuel Molina.

También es altamente reconocida su feroz lucha contra la asignatura Educación para la Ciudadanía, promoviendo a bombo y platillo la objeción de conciencia a esta asignatura.

Ahora Cañizares vuelve a arremeter con su ultra españolismo para defender los "sagrados" principios y valores de la unidad de España y de su corona. Demostrando así el nerviosismo que impera entre los valedores del españolismo rancio y reaccionario. Cuando se ponen así es porque lo estamos haciendo bien, vamos por el camino acertado, esta gente empieza a ver peligrar sus chiringuitos y prebendas y se les nota.

Sigamos en esta dirección, que se nos muestra como la adecuada y que cada día sean más los que tiemblen de miedo al ver como van cayendo poco a poco sus mitos e intereses: españa, corona, religión...

Adelante en la lucha, que no paren las acciones en ningún lugar, que sientan nuestro aliento en sus cogotes desde todos los frentes.

Yesca Toledo.