martes, 22 de mayo de 2007

Declaración asambleas IzCa-Madrid sobre Candidatura Madrid es Castilla

En estas elecciones... Madrid es Castilla

De cara a las próximas elecciones autonómicas, los colectivos y asambleas que actualmente integramos el proyecto de la Izquierda Castellana en Madrid, hemos decidido participar en la candidatura Madrid es Castilla, candidatura popular integrada por diversas formaciones políticas y colectivos sociales de sensibilidad castellanista, así como por personas a título individual provenientes de diferentes movimientos sociales y organizaciones políticas en Madrid.

El momento histórico que vivimos actualmente en el estado español está caracterizado, entre otras cuestiones, por la existencia de una clara tendencia al alza de proyectos populares de liberación social y nacional en cada uno de los pueblos que lo componen. Asímismo, consideramos que estamos viviendo un momento de especialísimo interés para el avance del movimiento popular castellano, así como para la consecución de los objetivos democráticos, políticos y sociales que quedaron pendientes en la década de los setenta.

En Madrid y ante este contexto concreto, las elecciones de mayo de 2007 nos han abierto una serie de posibilidades. Tras un proceso de reflexión y debate interno de por sí enriquecedor y positivo, hemos decidido apostar por la candidatura Madrid es Castilla.

Esta carta, reflexión en voz alta sobre los motivos de nuestra decisión, está dirigida principalmente a tod@s aquell@s que en anteriores citas electorales decidieron mostrarnos su apoyo mediante el voto, pero también a toda aquella gente de otras organizaciones y movimientos junto a los que peleamos durante el día a día.

En primer lugar, la candidatura nos permite reivindicar Madrid como una parte integrante de la realidad castellana, así como visibilizar desde el centro neurálgico del estado, el hecho nacional castellano unido a una serie de reivindicaciones democráticas de primer orden.

Queremos aclarar que la candidatura popular Madrid es Castilla no se ha articulado en torno a un programa político completo y elaborado (un programa de máximos), sino que más bien está suponiendo un ejercicio de defensa colectiva de unos principios políticos mínimos, de carácter democrático, y asentados sobre el reconocimiento de Castilla como nacionalidad histórica.

Principios tales como la defensa del derecho que todo pueblo posee a decidir libremente sobre su futuro -autogobierno-, la democracia participativa, la comarcalización, el cuestionamiento del modelo de desarrollo económico y social existente para la Provincia de Madrid, y la visibilización en Madrid de una serie de necesidades materiales del pueblo trabajador, necesidades de carácter social, económico y cultural, que deben ser atendidas desde una perspectiva territorial que tome a Castilla como un conjunto.

En segundo lugar, creemos que al intentar agrupar a todo el castellanismo progresista en nuestro territorio, la candidatura Madrid es Castilla puede ser una herramienta útil para hacer avanzar la conciencia nacional castellana en Madrid, algo que resulta absolutamente imprescindible para la construcción de un auténtico movimiento popular en Castilla. Se trata por lo tanto de un paso táctico, concreto y puntual, enmarcado en una estrategia de construcción nacional y liberación social más amplia y ambiciosa.

Queremos comentar también que a la hora de tomar nuestra decisión, hemos tenido muy en cuenta toda aquella gente cercana, inluid@s por supuesto nuestr@s antigu@s compañer@s y militantes, por lo que decidimos tener una serie de reuniones y encuentros para explicar la situación y recoger las posibles críticas, dudas y opiniones. Pero no sólo eso, la recogida de firmas y apoyos a la hora de constituir las listas electorales nos ha permitido abrir un proceso de diálogo y comunicación junto a un buen número de personas pertenecientes a diferentes proyectos sociales y políticos, diálogo sobre la necesidad de que Castilla tenga voz propia y sobre el significado de esta propuesta concreta de avance del castellanismo en Madrid.

Todo este proceso ha tenido como resultado una lista electoral integrada por personas a título individual que provienen de diferentes movimientos sociales y organizaciones políticas en Madrid, por lo que la candidatura Madrid es Castilla no debe identificarse como una coalición entre las organizaciones Tierra Comunera e Izquierda Castellana (a pesar de que por requerimientos técnicos vaya a aparecer así descrita en las papeletas electorales), sino que constituye una auténtica candidatura popular comunera. Desde aquí, queremos agradecer todos los apoyos recibidos, así como la confianza depositada en nuestra decisión.

Por otro lado, las asambleas madrileñas que conforman la Izquierda Castellana valoramos como positiva la decisión tomada por la candidatura Madrid es Castilla de presentarse únicamente a las elecciones autonómicas bajo un programa de mínimos, habiéndose descartado el hacerlo a nivel municipal con unos contenidos más desarrollados.

El movimiento soberanista por el que apostamos en Castilla, de existir lo hará estando construido sobre el poder popular en cada uno de los barrios, pueblos, municipios, comarcas y ciudades. Los procesos en cada barrio y en cada municipio son complejos, y llevan sus propios ritmos. En Madrid continuaremos trabajando en la medida de nuestras posibilidades en aquellos barrios en los que lo venimos haciendo, codo con codo con otras organizaciones y movimientos sociales. Y por nuestra parte, no debería ser descartada la opción de plantear la lucha conjunta también a un nivel institucional municipal, a través de plataformas o candidaturas populares (decisión que habría de valorarse según el momento y según el contexto); la potencia de estas iniciativas vendría determinada por la capacidad que tuvieran a la hora de integrar a lxs vecinxs y movimientos políticos y sociales de la localidad.Por eso creemos que la opción escogida de presentarse únicamente a las elecciones autonómicas nos permite cumplir una serie de objetivos (anteriormente descritos), a la vez que continuar participando en los procesos de construcción de poder popular en los barrios sin causar interferencias.

También somos conscientes de que bajo el sistema formalmente democrático y representativo que vivimos no se promueven los mecanismos necesarios a la hora de intervenir colectivamente en la toma de decisiones, por lo que la cultura de la participación y del tomar parte activa de la vida política y sindical está fuertemente degradada. La dimensión política de lxs trabajadorxs no puede quedar reducida a ejercer el voto cada cierto tiempo. Pero somos conscientes de que en este contexto, el demostrar la sensibilidad política y expresar las preferencias y malestares a través del voto, es una opción válida para el grueso de las clases trabajadoras. Por lo que estas pequeñas formas de participación no pueden ser desechadas.

Nuestra intención es lograr convertirlas en un primer paso hacia una acción política mayor y un apoyo más activo a la lucha. Tenemos pendiente la reflexión de cómo profundizar en la relación con aquellxs que nos apoyan mediante su voto en aquellos periodos electorales en los que hemos participado. Por último, decir que somos conscientes de las diferencias ideológicas existentes hoy en día entre las organizaciones Tierra Comunera e Izquierda Castellana, pero en Madrid, somos también conscientes de que en el contexto actual y en nuestra provincia, iniciativas como la candidatura Madrid es Castilla pueden ser de utilidad para dar pasos encaminados a extender la conciencia sobre el hecho nacional castellano.

Esperamos no equivocarnos. Porque sin conciencia sobre el hecho nacional castellano jamás podrá haber movimiento popular castellano. Asambleas madrileñas de la Izquierda Castellana, más allá de las urnas.

(Información sobre la Candidatura Madrid es Castilla: www.madridcastilla.blogspot.com)