lunes, 18 de febrero de 2013

LLEGAN LAS REBAJAS A LOS MONTES PÚBLICOS DE CASTILLA – LA MANCHA. HASTA AGOTAR EXISTENCIAS

En 1854 el jefe indio Salth, ante la oferta de compra de sus tierras por parte del Gobierno de los Estados Unidos de América, se preguntaba cómo se podía comprar o vender el firmamento, las sagradas tierras o la frescura de los bosques... Se le hacía incomprensible cómo algo tan magnífico podía ser vendido.Pero para María Dolores de Cospedal, presidenta del engendro autonómico de Castilla-La Mancha, todo esto no serían más que pamplinas sensibleras, ya que para ella lo realmente importante es hacer caja, aún siendo a costa de esta tierra y de sus gentes. De los Presupuestos Generales de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha para el 2013, de 7440 millones de euros, se le ha ocurrido al Gobierno de la mantilla y la peineta, de los sobres y las tijeras, que el 0'6% provenga de la venta de Montes de Utilidad Pública y suelo rústico. Lo que quiere decir que, además, por una cantidad ridícula, que no va a sacar a la Junta de pobre, se van a malvender espacios naturales públicos poniendo así en grave peligro nuestro patrimonio natural. Aquí, donde no se da puntada sin hilo, el único beneficio recaerá sobre unos pocos que ya están tras la pesquisa de un suelo tan rico en interés ambiental por un módico precio. Esos pocos son los de siempre, los privilegiados por este Sistema sombrío, corrupto y decadente; esos pocos con intereses cinegéticos -al estilo de La Escopeta Nacional- , de explotación forestal o con fines de ocio mercantil y especulativo. Así, por ejemplo, no será nada extraño ver por aquí más a menudo a personajes tan aficionados a la caza como el Rey, banqueros que disfrutan con el dinero robado a los desahuciados o empresarios de todo pelaje, como Arturo el de la 'irregularidades'; disparando a todo pobre animal que se mueva, o edificando sin miramientos en lo que anteriormente fueron nuestros bosques. Nada menos que 57 montes públicos se pondrán a disposición de cualquier postor, se haya acogido o no a la amnistía fiscal, ¿qué mejor forma de blanquear dinero que comprando unas hectáreas de terreno con interés ecológico? Dicha cifra supone una superficie de 40038 hectáreas, y ni la infracción legal que la venta de estos bienes públicos supone, parece ser impedimento. Por provincias, Toledo sería la más perjudicada, pues el total de superficie que le afectaría, suma el 50% de su monte público, seguida de Ciudad Real con el 30%. No nos olvidemos de Albacete, Guadalajara y Cuenca, donde también la sociedad común tendrá que dejar de disfrutar libremente de estos espacios de alto interés en cuanto a fauna y flora. El impacto no solo causará un daño social y económico, también territorial y ambiental, pues muchos de estos montes albergan microrreservas y zonas de parques naturales. Y así es como el sur castellano va camino de convertirse en el triste pionero de la privatización del monte público y en el coto de caza de los señoritos. Golpe tras golpe, Cospedal y su séquito vuelven a demostrarnos el poco aprecio que tienen a esta tierra y lo dañinos y antisociales que son. Lejos de solucionar nuestros problemas, nos niegan el futuro, empujándonos a la miseria y a la pérdida de derechos. Muestra de ello son el cierre de Urgencias, empujando a nuestros enfermos a recorrer distancias irracionales hasta llegar a un médico, o la sentencia a la juventud al paro de por vida y a la emigración ante la falta de posibilidades. Ante todas estas injusticias, otro modelo se antoja necesario, en el que la democracia real, la justicia social, la honestidad y la equidad sean las señas fundamentales. Y ello tampoco puede ser posible sin tener en cuenta a la tierra que nos da la vida y el pan, sin pedir más que respeto y sostenibilidad. No puede haber reformas ni retoques ante un Régimen carente de toda humanidad. Hay esperanza en el sur de Castilla, y para ella es necesaria la lucha y la organización. Juntas y juntos lo conseguiremos. Yesca – Asamblea Comunera de Toledo