martes, 8 de abril de 2014

HOMENAJE A LOS COMUNEROS DE MORA

El próximo sábado 12 de Abril homenajearemos en Mora de Toledo a las y los morachos que lucharon con denodado esfuerzo en el bando comunero y que por ello fueron quemados, tras refugiarse gente de todas las edades y sexos en la Iglesia de la localidad. "Quien se oculta de las tropas del rey , comunero es y como tal ha de ser tratado". De aquella experiencia de resistencia popular contra la opresión y por las libertades, debemos sacar lecciones para la lucha que hoy se nos plantea. Frente al endeudamiento del común en beneficio de unos pocos privilegiados. Frente a las graves carencias democráticas y frente a las funestas consecuencias para el pueblo castellano, se hace necesaria más que nunca articular una alternativa al servicio de todas y todos, con un proyecto social y económico justo y digno, el proyecto de los comuneros y comuneras del siglo XXI. Por todo ello os invitamos a participar en el Homenaje a los Comuneros de Mora y a su heroica resistencia en el que contaremos con música, poesía, lucha y especialmente recuerdo para quienes hoy son ejemplo porque lo dieron todo por el beneficio del pueblo. VIVA LA HEROICA RESISTENCIA DEL PUEBLO DE MORA. VIVA CASTILLA LIBRE Y COMUNERA. Quema de Mora La guerra se va extendiendo, larga la lucha será. Un ejército imperial a Mora tiene cercada, la ciudad guarda silencio se diría abandonada. Con Zúñiga a la cabeza los imperiales avanzan. "Os rendireis los de Mora o Mora será arrasada". La artillería real logra quebrar la muralla, aguantan los defensores, hacen frente a las mesnadas. Luchando calle por calle, luchando casa por casa, van muriendo en el combate o en el suelo se desangran. Los imperiales se adentran, ya la iglesia está cercada. ¿Quién se refugia en la iglesia huyendo a nuestra venganza?. Son mujeres y son niños o son los viejos sin armas. Si son mujeres o niños o si son viejos sin armas, Comuneros son también y morirán sin que salgan. Los reales prenden fuego la iglesia ya está incendiada. Tres mil mujeres y niños y viejos que están sin armas se quemarán en la iglesia sin poder abandonarla. En silencia queda Mora, ¡cómo crepitan las llamas!