sábado, 12 de octubre de 2013

12 de Octubre ¡Nada que celebrar! ¡Mucho que luchar!

12 de Octubre: la caída del Imperio Un año más, atendemos a la vergonzante celebración del 12 de Octubre, día en el que, bajo el eufemismo de la “Hispanidad”, el nacionalismo español conmemora la conquista e invasión del continente americano. Un año más, el Régimen llenará las calles de banderas españolas y desfiles militares, haciendo las delicias de los cachorros de la ultraderecha y de los viejos nostálgicos de la Dictadura. Desde Yesca llevamos años combatiendo esta “celebración” que entendemos que enlaza a la perfección el racismo, el franquismo y el nacionalismo español inherentes a la idea de Estado que tiene la burguesía para los pueblos y la clase trabajadora bajo su jurisdicción. Se trata de una celebración racista, ya que menosprecia y ridiculiza a los pueblos originarios de América, aniquilados, expoliados y aculturados por la ocupación hispánica, y por lo tanto supone una ofensa contra todos estos pueblos que a día de hoy se siguen defendiendo del neocolonialismo español y europeo. Se trata de una celebración franquista, que mantiene el espíritu y las formas de lo que antaño se nombraba como “Día de la Raza”, añoranza militarista que el Régimen tenía de ese Imperio pasado, el cual no sólo supuso la invasión de América, sino también la ruina económica y la progresiva desintegración política de Castilla, por parte de una Corona cada vez más entregada a sus asuntos imperiales. Se trata de una celebración españolista, que recurre al nacionalismo como cortina de humo ante la política de agresiones que sufre la clase trabajadora, imponiendo una ideología excluyente que niega el derecho a decidir de nuestros pueblos y los trata de enfrentar; la ideología de falso patriotismo de quienes nos enseñan banderitas mientras venden nuestra soberanía económica a los organismos financieros internacionales. Ante esta celebración decrépita, anclada en un pasado que sólo fue glorioso para l@s de siempre, creemos que la juventud castellana debe mostrar su rechazo a la misma y su voluntad de construir un presente y un futuro en clave progresista para nuestro pueblo. El 12 de Octubre no es sino una muestra más de la mentira que supuso la Transición y de la necesidad existente de Ruptura con la Constitución del 78, basada en la legalidad golpista y en el continuismo franquista. Basta como ejemplo los lamentables hechos sucedidos recientemente en el municipio madrileño de Quijorna, con la exposición franquista en las aulas de un colegio y el homenaje oficial ante el monumento a los “caídos por España”. Por nuestra parte, preferimos rescatar la otra memoria, la de la historia heroica de lucha de la clase trabajadora por la libertad y contra el fascismo. Quede nuestro recuerdo para el comunista y brigadista internacional Oliver Law, primer afroamericano estadounidense en comandar una unidad de tropas blancas, caído en combate precisamente muy cerca de ese municipio. Debemos recordar que los comuneros y comuneras fueron ya en su día l@s primer@s en luchar contra este Imperio, durante la Revolución comunera contra Carlos V, ejemplo además que se trasladó a América Latina, sirviendo de base para las luchas de l@s primer@s comuner@s latinoamerican@s, antecesores-as de la lucha por la Independencia. Hoy, cinco siglos después, l@s comuner@s del siglo XXI seguimos luchando contra esta Monarquía heredera del franquismo y del imperialismo español. Por suerte, estamos asistiendo a los últimos coletazos de una maquinaria capitalista, el Estado español, a la que los trabajadores y trabajadoras debemos dar el golpe de gracia definitivo. De ello depende que podamos construir un futuro digno para nuestro pueblo. Frente al racismo, la solidaridad de clase. Frente al franquismo, la Ruptura con el Régimen y su Constitución. Frente al españolismo, la construcción de una Castilla libre y comunera. 12 de Octubre, ¡nada que celebrar! ¡Mucho que luchar! Yesca, la juventud castellana y revolucionaria