miércoles, 3 de abril de 2013

Para nosotr@s nunca valió el todo es ETA

Primeramente queremos mostrar nuestra solidaridad, con la Plataforma de Afectados/as por la Hipoteca y en especial a la compañera Ada Colau, por la personificación de la criminalización en ella. Desde hace años la estrategia del "todo es ETA" creada por los partidos del régimen y su apéndice judicial-policial ha ido extendiendo de manera progresiva su aplicación hasta llegar a hoy, donde vemos que la casta política es capaz de usarla descaradamente y sin ningún rubor contra colectivos tan diversos como el 15-M, el 25-S, la PAH... el pueblo, y nosotros/as como jóvenes, debemos hacer una profunda reflexión sobre esta herramienta multiusos al servicio del poder: sin autocrítica jamás es posible avanzar, y hoy más que nunca es necesario realizarla y mirar a nuestro pasado más reciente. Durante un largo tiempo esta tesis no se utilizó, fuera del País Vasco, más que para criminalizar a grupos relativamente pequeños de la izquierda revolucionaria; suspendida la actividad de ETA y con un encauzamiento progresivo del conflicto a las vías exclusivamente políticas, se reinventa su existencia al servicio de la represión, convirtiéndola en un ente informe cuyos tentáculos se extienden a toda oposición instaurada y sirven igual para un roto que para un descosido. A nuestro pueblo le toca reconocer a aquellos colectivos y personas que durante años se resistieron a aceptar dicha política criminalizadora en Castilla e hicieron por desenmascararla: organizaciones como Izquierda Castellana, las diversas Coordinadoras Antifascistas (y los colectivos que las componen) a lo largo y ancho de nuestra tierra, Corriente Roja, Red Roja, Iniciativa Comunista, Bukaneros y a otros tantos colectivos e individuos, incluyendo a los/las militantes de nuestra organización, fuimos víctimas de toda esta campaña de desprestigio encubierta por una gran farsa, como hoy lo es la PAH y las personas desahuciadas que no dan crédito a la cascada de opiniones despreciables de tertulian@s y polític@s. Aquellos muchos colectivos y militantes que fuimos señalados, si bien en conjunto no representábamos cuantitativamente una multitud social, mantuvimos un trabajo cualitativo lo suficientemente relevante como para hacer que el sistema moviese ficha tratando de ilegalizar a Izquierda Castellana, a la Coordinadora Antifascista de Madrid o a Iniciativa internacionalista, afortunadamente sin éxito. Hoy es el día en que agradecerles que no cejaran en el empeño de luchar contra dicha política represiva y de apartheid que en aquellos momentos sólo se aplicaba de manera sistemática sobre el pueblo vasco, y que llegó a ilegalizar partidos, cerrar periódicos o encarcelar a jóvenes por su actividad política. Mientras gran parte de la cara progresista del régimen se lleva hoy las manos a la cabeza ante tan burda criminalización, en su momento no solo se miró para otro lado, sino que en muchas ocasiones instigaban o aplaudían estos movimientos. Y mucha gente trabajadora y honrada se dejó arrastrar por la trampa de la que Malcom X ya nos advertía hace años: “Cuidémonos de los medios de comunicación o nos harán odiar al oprimido y amar al opresor”. Sin embargo hoy es un día para la esperanza y para la autocrítica con ánimo de avanzar y poder seguir tejiendo alianzas entre todos los movimientos populares revolucionarios del Estado español, para generar ese proceso constituyente entre todos y todas, que nos lleve a derrocar al actual régimen presente, un día en el que su estrategia del “todo es ETA” se cae por su propio peso, caducada; un día en el que el pueblo castellano en general, y la clase trabajadora del Estado comprende que su estrategia criminalizadora no es más que un intento de desprestigiar aquello que los incomoda, de aislar algo que daña a este sistema insostenible, que denigra y manda a la juventud y a las familias al paro, a la marginalidad, y a la ruina. Por eso llamamos a la juventud castellana y revolucionaria a multiplicar los esfuerzos en la actividad política, ya sea en los escraches a los diputados, en parar los desahucios u organizándose en asambleas para combatir a este régimen. La represión no para, nosotr@s tampoco. La PAH y Ada somos tod@s, si nos tocan a un@ nos tocan a tod@s. Yesca, la juventud castellana y revolucionaria. http://juventudrebelde.org/index.php?mact=News,cntnt01,detail,0&cntnt01articleid=662&cntnt01returnid=56