martes, 7 de febrero de 2012

Siria, Irán... La guerra imperialista en marcha.

Algunas gentes que, al menos teóricamente, se enmarcan en la izquierda antiimperialista, dan vueltas y vueltas sobre lo que está ocurriendo en Siria. Entre las consideraciones que les condiciona el seguir volteando, sin llegar a encontrar una explicación coherente, está la de que al Estado de Israel le interesa una situación de máxima estabilidad política en Siria y por tanto el mantenimiento de su actual Régimen.

En nuestra opinión nada está mas lejos de la realidad de esta visión; y creemos que las informaciones aparecidas en diversos medios de comunicación internacionales estos últimos días, no hacen más que confirmar la hipótesis de que Siria es la pieza que hay que hacer caer, antes de atacar a Irán.


Este fin de semana algunos medios de comunicación en el Estado Español, especialmente el periódico ''El País'', se han hecho eco de la información aparecida en diversos medios internacionales ¿Estallará la guerra este año?,Israel presiona a EE UU para atacar Irán.



Todas esas informaciones tienen en común la inminencia, sería en la primavera o en el verano próximo de un ataque israelí, obviamente con la colaboración de los ejércitos anglo-americanos, sobre objetivos iraníes, bajo la justificación de liquidar su programa nuclear.

Parece más que probable que un ataque sionista sobre Irán tendrá una respuesta múltiple. Una de las variantes de esa respuesta sería una intervención de las milicias chiítas libanesas de Hezbolá, aliadas estratégicas de Irán, sobre territorio israelí.
Siria es la retaguardia geográfica de Hezbolá, si el actual Régimen sirio cae, la operatividad militar de esa milicias se vería significativamente mermada.

Siria no tiene petróleo, ni otras materias primas, no es eso lo que busca en ese territorio el imperialismo occidental, pero Siria ocupa un lugar geoestratégico de primer orden, en relación, entre otros, con Líbano e Israel. Controlando a Siria, es decir imponiendo a sangre y fuego un Régimen favorable a los intereses occidentales, conseguirían debilitar una forma importante la potencialidad de la respuesta militar frente al estado sionista, por parte de irán y sus aliados.
No estamos pues, mas que ante un nuevo peldaño en la escalda que guerresita en esa región del mundo. Lo que allí ocurre nada tiene que ver con la defensa de la democracia y los derechos humanos, al contrario, tiene que ver con un nuevo impulso a la política de guerra imperialista.

Desde Comuner@s tenemos que denunciar la complicidad del gobierno español con esa política y exigir un radical cambio de rumbo.

La participación del Estado Español en el boicot impuesto por los EE.UU. e Israel a la compra de petróleo iraní es, además de una colaboración con los planes de guerra del Imperio, una auténtica estupidez, desde el punto de vista de los intereses económicos propios.

Resulta que somos el Estado de Europa con mayor dependencia energética , los que más petróleo importamos hasta ahora, de Irán.
Pero ante las presiones del sionismo y de los gringos, renunciamos a nuestros propios intereses para defender los de esa gran alianza imperialista.

Después nos hablaran de patriotismo, de soberanía y de racionalización de los recursos. ''Menuda panda de sinvergüenzas''.

Los que si se estarán frotando las manos son los del lobby nuclear.


Castilla a 6 de febrero de 2012