sábado, 21 de agosto de 2010

RETIRADA DE SIMBOLOGÍA FRANQUISTA EN TOLEDO.




Desde Yesca Toledo, la juventud castellana y revolucionaria, queremos mostrar nuestra alegría contenida, ante la retirada de tres de las placas conmemorativas del régimen franquista, que aún se mantenían en la ciudad.

Pero nuestra alegría es una alegría a medias, ya que en Toledo todavía se sigue ensalzando al régimen criminal franquista, como nos demuestra el callejero de la ciudad o la simbología que aún se mantiene en parte de nuestro mobiliario urbano.

De la misma forma, se muestra lamentable el oscurantismo demostrado por el alcalde de la ciudad, Don Emiliano García Page, retirando dichas placas en pleno Agosto, con la clara intención de pasar lo más desapercibido posible y casi a escondidas, de cara a la opinión pública. Nos preguntamos qué es lo que tendrá que esconder.

Otro aspecto que demuestra lo poco convencido que se encuentra el Ayuntamiento de Toledo con restituir la memoria histórica en la ciudad, es que estos pequeños pasos, vienen nada más y nada menos que casi tres años después de la entrada en vigor de dicha Ley.

Emiliano García Page, alcalde de Toledo, también se ha referido a la eliminación del callejero del nombre de tres calles que hacían apología del franquismo, pero de lo que no ha comentado nada, es acerca de las que todavía mantiene, que son muchísimas, como ejemplo clarísimo el del Barrio de Palomarejos.

Desde Yesca Toledo, exigimos por lo tanto, la retirada total del callejero y simbología franquista que aún se mantienen en nuestras calles y ya que piden participación ciudadana para buscar nuevas denominaciones para estas calles. Les sujerimos que recuerden a los y las que durante más de 40 años han sido silenciados por luchar por la legalidad vigente y contra el totalitarismo fascista.

Invitamos a toda la juventud castellanista, a participar en la eliminación de la simbología franquista que aún se mantiene en la ciudad, ya que nos han demostrado, que mediante tibias leyes el resultado sigue siendo que poco o nada ha cambiado.

Simbología franquista fuera de la vista.

Asamblea local de Yesca Toledo, la juventud castellanista y revolucionaria.